IMPALA » Un herbívoro muy veloz de las sabanas

Advertisement

El impala es uno de los artiodáctilos de la familia de los bovinos. Originario de África, que se encuentra comúnmente en las sabanas y los bosques de este continente. Son visibles en las épocas lluviosas debido a las grandes cantidades de comida disponibles para estos.

Advertisement

Son animales que comúnmente se reúnen en manadas grandes para salir a comer, es así como logran defenderse de sus depredadores naturales. Es bastante sencillo establecer una comparación entre el macho y la hembra, ya que la hembra no tiene cuernos.

Características comunes del impala

Los impalas son animales de tamaño mediano, que no sobrepasan el metro y medio, y los 65 kilogramos de peso. Su color característico es el color marrón hacia el rojizo, con manchas blancas en los ojos y negras en las caderas.

Advertisement

El pelaje de estos animales es bastante denso y con mechones alargados, de colores oscuros. Son animales en extremo vocales, por lo que sus gruñidos son fuertes y muy ruidosos. Sobre todo en las épocas de apareamiento y en los momentos de amenaza, lo que sirve de indicativo si se encuentran ante el ataque de un depredador.

Son animales de alimentación herbívora que se encuentran en constante actividad durante el día, por lo que no se visualizan en las noches. Sus horarios se ubican justo luego del amanecer y ya al anochecer no son perceptibles.

Comportamiento natural del impala

impala-animal-herbivoro

Estos animales son totalmente adaptables a las condiciones ambientales en las que se encuentren. Cuando logran encontrar grandes cantidades de comida se reúne en manadas que abarcan gran parte de toda la zona. Son en extremo territoriales y los machos tienden a proteger toda el área, abarcando incluso más de cinco kilómetros cuadrados.

Son los machos los encargados de demarcar el territorio frotando sus propias glándulas y distribuyendo sus heces a lo largo y ancho del área. Entre los machos de esta especie son comunes los duelos de cuernos, por medio del cual obtiene sus propios territorios. Cuando estos ya se encuentran en su etapa adulta, en muchos casos estos duelos pueden llegar a ser fatales.

Sin embargo, estos animales poseen porciones de piel que soportan tales heridas. En este duelo lo más importante no son los cuernos, sino la fuerza del cuerpo, el tamaño y el peso de estos animales.

Hábitat común del impala

En donde se pueda encontrar agua allí estarán los impalas, es por esto que las grandes sabanas en el invierno son el hábitat común. Así mismo, pueden ser encontrados en los bosques tropicales, siempre en la búsqueda de los mejores pastizales y arbustos para su alimentación.

Los impalas pueden llegar a formar manadas extensas, incluso una hembra podría llegar a formar un grupo de más de 100 individuos. Los machos de cada grupo son en extremo territoriales y resguardan la seguridad de su grupo. 

Cuando las condiciones climáticas no permiten encontrar alimentos, es cuando logran reunirse con otros grupos. En los cuales convergen otros individuos machos, entre los que se pueden encontrar grupos de solteros. Siempre prevaleciendo la necesidad de encontrar alimentos para el grupo.

En las épocas en que las crías nacen los machos son aún mucho más territoriales. El área que ocupan es mucho más pequeña y es resguardado por los machos líderes de la manada.

¿De qué se alimentan?

habitat-del-impala

Son animales herbívoros, por lo que su alimentación se basa en el consumo de plantas, hojas y algunos frutos. Por ese tipo de alimentación entran en el grupo de folívoros. Ameritan del consumo de agua diariamente, de allí que se mantenga cercanos a fuentes de agua natural.

En las épocas en las cuales es mucho más duro encontrar alimentos, es común que se encuentren detrás de las tropas de papiones. Los cuales al desechar hojas y frutos que estos tiran los usan para su alimentación. Así mismo se localizan detrás de las manadas de elefantes que al sacudir los arboles logran tirar al suelo sus frutos. Siendo aprovechados por los impalas.

Reproducción y supervivencia

Este animal tiene su etapa de apareamiento entre los meses de abril y mayo, logrando alcanzar un periodo de gestación de doscientos días. En cada proceso tienden a procrear solo una cría, aunque no se descartan dos crías por vez. Estas nacen en los últimos meses del año y dejan de ser alimentados por sus madres al cabo de unos seis meses.

Durante el periodo en el cual la cría se encuentra más vulnerable se forman grupos de defensa del territorio. En donde tanto hembras como machos se encargan del cuidado de las crías, cada individuo cumple una labor.

Depredadores

Sus principales depredadores son los leones, los leopardos, así como, los humanos. Es su rapidez lo que les permite defenderse de estos, logrando correr distancias rápidamente. Es su velocidad lo que les permite no ser un animal fácil de cazar, sumado a los sonidos que emiten los machos. Son expertos saltadores, logrando alcanzar una altura de hasta tres metros.